jueves, 20 de agosto de 2009

Capitulo 11

11


“¿Estas enojado?”
“Todavía me lo preguntas... ¿pero es que no tienes sangre en la cara?”
“Ven por favor, no quiero que este mal entendido - lo corte”
“¿Mal entendido? estoy esperando a que me explique el "mal entendido"
“Ya te lo dije, el no es nada para mi, yo te amo a ti”



La presión de mi cuerpo bajo a cero, Dannie lo noto y vanamente froto con sus manos mis brazos, mis lagrimas empezaron a caer como cae la lluvia furiosa en invierno. Yo no quería acercarme, no quería verlo así. En un instante lamente el haberlo buscado. Quizás si no lo hubiera hecho, mi mente seguiría evitándolo hasta mi muerte, y cuando algún recuerdo de el, por mas frágil que este sea, me diría que el esta bien, feliz y muy enamorado de otra persona que no soy yo. Que no me recuerda, que me olvido hace muchos años y nunca entro a un coma, donde las veces que despertó fueron para mencionar mi nombre. No, no quería acercarme. La otra enfermera se me acerco y me dio la mano, yo me rehusaba a ver la realidad, pero era imposible no hacerlo. Dannie se acerco conmigo sin dejar de aferrarse a mi cuerpo, abrazándome en silencio, tan tensa como Frank, tan asustada como yo.

- Dígame que él esta bien – le dije casi llegando a la cama
- Véalo usted mismo – dijo el doctor quien tenia los ojos sobre abiertos

Me iba a desmayar o me daría un ataque cardiaco, me moriría esa tarde, no podía imaginarme vivir sin Frank ahora que lo había encontrado, que podíamos estar juntos. Me acerque al pie de la cama sin querer ver, voltee la cabeza pegándola a Dannie quien permanecía en silencio y soltó un gemido que solo podía ser por el asombro de ver a Frank, mi Frank muerto.

- Vámonos Dannie, no puedo verlo así
- Gerard, Gerard… - repitió ella, pude ver sus ojos llenos de lagrimas, pero su rostro no estaba triste, sus ojos brillaban de alegría ¿Se alegraba de que Frank este muerto?
- No es momento para risas – le dije
- Solo… mira – me dijo casi sin aire

Voltee la cabeza en dirección a la cama donde yacía su cuerpo inerte y mi mirada se encontró con un par de ojos color avellana que estaban fijos a mi vista sin parpadear. ¿Murió con los ojos abiertos? Me acerque mas a él y sus labios comenzaron a moverse con dificultad, parpadeo una vez, sus ojos estaban llenándose de lagrimas ¿eran lagrimas? No podía ser, Dios Mio FRANK ESTABA VIVO.
Yo no podía creerlo, sentía que mi cuerpo se iba desvaneciendo. Él estaba ahí. ¡Vivo! Y me estaba mirando, estaba tratando de decirme algo y esa estupida mascarilla no lo dejaba.

- Frank… lo siento tanto – le dije y mis lagrimas caían sin parar, mi cuerpo empezó a debilitarse, sentía que me iba a caer en cualquier momento
- Abuelo, siéntate – D me jalo una silla – tranquilo por favor – me decía acariciando mi cabello cano
- ¿Pueden quitarle eso? – puse mis manos sobre su mascarilla
- ¿Señor Iero? Voy a retirarle la mascarilla y los tubos, si tiene alguna dificultad para respirar parpadee dos veces – Frank lo miro fijamente y me vio a mi, no parpadeo

El medico le retiro la mascarilla y los tubos que tenia puestos, el no dejaba de mirarme. Tosió un par de veces cuando le quitaron la mascarilla, el sonido fue rasposo. Su mirada insistente, sus lagrimas, ¿Sabia que era yo? Algo dentro de mi decía que si, ¿Quién mas podía cantarle eso? Me acerque a él, y tome su mano llena de agujas, la sujete suavemente. Con mi mano libre toque su rostro y lo acaricie, él empezó a balbucear algo ilegible para mis oídos, yo quería escucharlo, pero no quería que se esfuerce, él ya estaba despierto y si habíamos esperado 40 años para esto, no había diferencia en unos días mas.

- Gerard…
- Frank, aquí estoy, no te esfuerces – acaricie su cabello, tenia muchas canas, pero aun mantenía mucho cabello castaño
- Eres tú… - sus ojos vidriosos tenían un brillo pasado
- Si mi amor, soy yo…
- Amor… - dijo
- Perdóname por todo… Frank tu sabes por que lo hice…
- Gerard ahora no, luego hablan de eso – me aconsejo Dannie
- Amor… - repitió e hizo acelerar como un motor a mi corazón, él tomo aire y hablo nuevamente – llama a Jamia – no podía decirle que había muerto, no en este momento
- Lo haré, ahora debes descansar, tienes que recuperarte
- No… quiero irme a casa – dijo mirando al doctor
- Primero le haremos unos exámenes minuciosos, y tendrá terapia, es posible que tenga algún trauma por haber estado en coma tanto tiempo
- Vendrás con nosotros Frank y me enseñaras a tocar guitarra – dijo Dannie, él se quedo viéndola
- Tú eres… D
- Si – dijo entusiasmada ella - ¿Cómo lo sabes?
- Tienes los ojos de Gerard – la miro y le sonrío

Su rostro cansado reposaba en la almohada, cada vez que decía una palabra el se agitaba y sus ojos se entrecerraban, como si estuviera con mucho sueño, como si fuera a dormir. Yo temblaba cada vez que el parpadeaba o apoyaba su rostro en la almohada. No quería que duerma. No más. Ya había dormido demasiado. Vamos Frank no te duermas más.

- Señor Iero, dígame ¿Cómo se siente?
- Cansado, tengo mucho sueño
- No te duermas Frank, no me dejes
- Estas aquí – me miro sonriendo
- Si, acá estoy mi amor y no me iré de aquí
- Los dejare un momento a solas, estaré afuera – dijo el medico y una enfermera lo siguió
- Amor… - dijo y mi corazón se acelero más, sentía un dolor en el pecho
- Frank tenemos tantas cosas de que hablar, tienes que estar bien, no quiero que vuelvas a dormirte, quizás cuando despiertes yo… ya me halla ido – le dije bajando la cabeza, tocando mi pecho, mi corazón estaba descontrolado y el dolor me hacia hablar entre cortado.
- Ayer te vi… - me dijo
- Si ayer vinimos – le dijo Dannie
- No, solo estabas tú – me dijo levantando despacio su mano para tocarme, yo la sujete y besé – tú, oh Gerard… mi Gerard

Empecé a sudar, sentía que iba a morir en ese momento, ante sus ojos recién despiertos. No me quería morir justo ahora, que lo tenía a él a mi lado. Toque mi pecho y me acerque más a él. Si iba a morir hoy, moriría feliz. Acerque mis labios a los de Frank, vi cómo el cerro sus ojos e intento acercar sus labios a los míos. Me incline mas a él y lo besé. Han pasado cuarenta años y aun sus besos me siguen mareando, me provocan espasmos, problemas cardiacos y me dejan un dulce sabor en los labios.

- Eh esperado tanto esto – le dije

Él parpadeo una vez más y me sonrío. Luego de eso sus ojos color avellana se cerraron, dejándome una esperanza y a la vez un fuerte dolor en el corazón.

5 comentarios:

vampagana dijo...

ho demonios!!!!!!!! jajajja siempre me haces lo mismo jajajaja
no hay no yo estaba brincando de felicidad cuando frak habrio los ojos juro que me meti a la ecena y lo vio y haaa gee y dany ho amo a dany jajaja noooo esque hay es tan dulce y tan genial!!!!!1 jajajaja sbes quiero saber que mas pasa jajaja ahora si que me dejaste bien picada mas de lo acostumbrado jajajajaja buu eso es trampa jajajaja hya no no no dibujaste en mi cara una enorme sonrisa y hay no se tenia ya tiempesillo sin emocionarme tanto jajaja es que no se me da un haaaaa mi gee jajajaj es que estan tan.... SUBLIME.
jajajajaja bueno espero regresar pronto muy muy pronto jajaja no te juro que ya me habia pasado como unas 100 veces por tu blog jajaja deberdad no exagero jajajaja no me hiciste muy FELIZ!!! hahahaha bueno me largo besotes!!!!!!!!!!!


atto: extasiseterno

Lady Ela of Revenge Wayiero dijo...

T_T conmobedor , hermoso , la cosa mas tierna y llegadora que aya leido jamas. Mi mama enpieza a dudar si tengo depresion de tanto llorar jajaja!!!!Cuando frank abre sus hermosos ojos OMFG!!! Casi muero tambien Hoy me cambiaste el animo hehe
adoro todo lo que escribes w0w en verdad lo adoro
x0x0
E

This is Me.. a little monster dijo...

Aww me hiciste llorar :') te amo Carito x3 Sos la mejor!!!!!!

Bulletproof Vampire dijo...

Tengo los ojos rojos y ardiendo por llorar, hasta mi abuela me dijo que que me pasaba. Pero no le iba a contestar que Gerard y Frank después de 4O años se habían encontrado y se besaron tiernamente así que solo le contesté que estaba leyendo. Tienes que ser muy buena escritora para hacerme llorar y ¿que crees? LO ERES.

Gee Rex dijo...

cuando leo este fic siempre me imagino a estos dos como jovenes, no puedo (o talvez no quiero) imaginarmelos con arrugas, y los ojos de Frank vienen a mi mente Grandes y perfectos...